Tipos de Alzheimer

Tipos de Alzheimer
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Aunque muchas personas creen que el Alzheimer es una enfermedad meramente hereditaria, lo cierto es que se trata de un padecimiento neurodegenerativo de tipo multifactorial, clasificado además en varios tipos, como veremos a lo largo de estas líneas.

Tipos de Alzheimer

Para clasificar el Alzheimer, de acuerdo a las investigaciones actuales, se utilizan principalmente dos tipos, atendiendo a la edad en que se manifiesta esta patología. De este modo, encontramos el Alzheimer de aparición temprana o precoz, vinculado además a la predisposición genética de los pacientes. Generalmente, este tipo de Alzheimer toma lugar antes de los 65 años de edad, y aunque solo ocupa un 1% de los casos reportados actualmente, es necesario apuntar que se trata de la variante más rápida y peligrosa.

Por otra parte, también existe el Alzheimer de aparición tardía o senil, el cual acontece posterior a los 65 años de edad y constituye el 98% de los casos. De lenta evolución y con síntomas menos agresivos, este tipo de Alzheimer también puede guardar un carácter hereditario.

Precisamente, a raíz del factor genético asociado a este tipo de patología neurodegenerativa, podemos decir que existe un tipo de Alzheimer familiar y otro esporádico.

En el primer caso, se relaciona con alteraciones genéticas en las personas con antecedentes familiares de Alzheimer presenil. Los genes afectados suelen ser tres principalmente: Presenilina I y II en los cromosomas 14 y 1 respectivamente, y el gen de la proteína APP (Proteína Precursora Amiloide) en el cromosoma 21.

Finalmente, el Alzheimer esporádico involucra una mayor cantidad de genes, muchos de los cuales responden a los diferentes factores de riesgo asociados a la enfermedad. Este tipo de Alzheimer se detecta a partir de los 65 años de edad, por lo que suele ser el más común y su causa se establece a partir de la presencia del alelo 4 de la apolipoproteína E, en el cromosoma 19.

Algunos datos relevantes

Según la OMS, en el año 2015 se reportaron unos 47.8 millones de casos de Alzheimer en el mundo, aunque se piensa que esta cifra podrá triplicarse dentro de 30 años. Más específicamente, se conoce que el Alzheimer afecta a un 6% de la población mundial, y dentro de este grupo, un 10% corresponde a las personas mayores de 70 años, aunque también se han registrado casos de Alzheimer en personas cercanas a los 35 años de edad.

Síntomas comunes

Los síntomas del Alzheimer precoz son bastante similares al de inicio tardío, e involucran una serie de modificaciones cognitivas y conductuales peculiares. Por ejemplo, una persona diagnosticada con Alzheimer, podrá experimentar un deterioro cognitivo tal que será incapaz de resolver problemas, planificar sus actividades, recordar fechas y eventos importantes, e incluso, tendrá dificultades para comunicarse. Al mismo tiempo, el paciente podrá adoptar un comportamiento aislado, ya que los escenarios sociales pueden acentuar su frustración o vergüenza ante estos síntomas. Desde el punto de vista emocional, las personas con Alzheimer se caracterizan por manifestar reacciones imprevisibles de enojo, ansiedad, depresión y estrés.

Alzheimer precoz: enemigo silencioso

Como mencionábamos al comienzo, el Alzheimer precoz puede manifestarse en individuos que no superan los 65 años de edad. En algunos casos, los síntomas pueden tomar lugar desde los 30 años de edad, aunque generalmente acontecen a partir de los 50. No obstante, este tipo de Alzheimer no es muy común, pero es importante que se tomen todas las medidas pertinentes ante el asomo de los primeros síntomas. En la mayoría de los casos, el Alzheimer precoz no es detectado por el enfermo, sino por las personas a su alrededor, por lo que es importante brindarle apoyo y acudir al criterio médico en aras de obtener el tratamiento más adecuado.

¿Qué es el Alzheimer atípico?

Actualmente, se conocen cuatro variantes poco conocidas del Alzheimer, englobadas en lo que se conoce como Alzheimer atípico, que pueden causar síntomas aislados de esta enfermedad. Por ejemplo, existe un tipo de Alzheimer atípico logopédico que afecta el lenguaje y la expresión (asfasia), mientras que la variante conductual interviene en el correcto desarrollo de nuestras emociones. En tercer lugar, se ubica el síndrome corticobasal (funcionamiento anormal de las extremidades), asociado a un tipo de Alzheimer atípico, mientras que, finalmente, debemos referirnos a la atrofia cortical, relacionada con problemas de la visión y la capacidad para reconocer rostros y objetos. Estos tipos de Alzheimer son de reciente aparición, y pueden manifestarse en una de cada veinte personas con Alzheimer.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+