Etapas del Alzheimer

Etapas del Alzheimer
Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Las personas diagnosticadas con Alzheimer suelen vivir durante 10 o 15 años con esta terrible patología, pero a lo largo de este período atraviesan tres fases o etapas, determinadas por los especialistas médicos para establecer un mejor diagnóstico de esta enfermedad y poner en práctica el tratamiento más adecuado en cada caso.

Primera fase o fase leve

Si se trata de Alzheimer tardío, que generalmente ocurre posterior a los 65 años de edad, los familiares del paciente suelen justificar los primeros síntomas como un indicio de vejez.

No obstante, y aunque es cierto que las personas de la tercera edad pueden experimentar escenarios de pérdida de memoria, los síntomas del Alzheimer son mucho más frecuentes. Si nuestro familiar no recuerda dónde colocó por última vez las llaves del hogar, o tal vez se rehúsa a asistir al supermercado (porque tal vez olvidó cómo llegar), ello puede ser un claro indicio de que se encuentra en la primera fase de Alzheimer.

A la par, la persona afectada podrá rememorar un recuerdo del pasado como si hubiese acontecido recientemente, y si además de lo anterior, notamos un cambio brusco en su manera de expresarse (repite las mismas palabras, reduce las frases y pierde fluidez), eso significa que es momento de acudir al médico.

Debemos tener en cuenta además que las personas que atraviesan la primera fase son conscientes de sus lapsus o lagunas mentales, por lo que podrán manifestar sentimientos de irritación y frustración.

Segunda fase o fase moderada

Una vez alcanzada la segunda fase, nuestro familiar habrá perdido su dependencia por completo, requiriendo la presencia permanente de un cuidador. Incapaz de acudir al baño por sí solo, vestirse o sentarse, tampoco tendrá la capacidad de reconocer a sus familiares y amigos más cercanos.

Su memoria sufrirá un deterioro evidente, por lo que no podrá referirse a los objetos por su nombre ni mantener el hilo de una conversación. Aun así, y si se le provee el estímulo adecuado, el paciente podrá conversar con las personas, aunque sea por poco tiempo.

Las alucinaciones y los delirios también son muy habituales durante la fase moderada, llegando a mostrarse asustado ante situaciones comunes como abrir una puerta, apagar la luz de la habitación o utilizar un electrodoméstico.

En cuanto a su conducta, los escenarios agresivos disminuyen para dar paso a una apatía general, mayormente asociada a su deseo de permanecer acostado la mayor parte del tiempo.

Tercera fase o fase severa

Durante la tercera y última etapa de la enfermedad, el paciente se muestra totalmente dependiente, habrá perdido su autonomía incluso para alimentarse, y requerirá de supervisión las 24 horas del día. Su capacidad de memorización no le permite reconocer a sus hijos o a su cónyuge. Aun así, será capaz de mostrar cierta afectividad hacia su cuidador, por lo que su capacidad emocional aún conserva ciertos vestigios.

Su conducta es impredecible la mayor parte del tiempo, caracterizada por explosiones repentinas de angustia o enojo. En este momento, no será capaz de asimilar lo que acontece a su alrededor, y peor aún, habrá perdido la capacidad del habla por completo (se limita a expresarse por medio de señas y gestos, no es capaz de pronunciar palabras con un orden lógico).

Desde el punto de vista físico, una persona con Alzheimer que atraviesa la tercera fase presentará un cuerpo debilitado por la inmovilidad, se mostrará rígido y susceptible a padecer de úlceras o llagas al permanecer acostado constantemente. En algunos casos, podrá experimentar infecciones respiratorias e incontinencia.

Finalmente, el paciente podrá experimentar la muerte por causas comunes al Alzheimer como accidente cerebrovascular o cáncer. Si permanece todo el tiempo acostado, las propias infecciones de las llagas o los padecimientos respiratorios pueden significar el riesgo de una muerte prematura.

Comparte en tus redes sociales:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+